Lo mejor para el Lobo es no hablar de él

viernes, 7 de marzo de 2014

El biólogo Carlos Sanz, uno de los grandes expertos en el carnívoro ibérico, explica mañana 8 de marzo en Yecla cuál es la situación de la especie.

Por Miguel Ángel Ruiz


Cuarenta años viviendo con lobos. Literal. Así podría resumirse la biografía del biólogo Carlos Sanz (Madrid, 1955), fotógrafo, documentalista y colaborador de Félix Rodríguez de la Fuente en la legendaria serie de televisión ‘El hombre y la tierra’, gracias al cual el ‘Canis lupus’ dejó de ser una alimaña para convertirse en uno de los emblemas de la fauna ibérica. «El lobo es un animal mediático y polémico porque es un mito. Puede sonar extraño que yo lo diga, pero lo mejor que podemos hacer para conservarlo es no hablar de él», advierte a ‘La Verdad’ poco antes de viajar a Yecla para apoyar la presentación de la revista medioambiental ‘Athene’ –editada por la asociación conservacionista Anida– con una conferencia sobre la difícil coexistencia con el mundo rural de una especie que se encuentra en expansión.


Después de toda una vida trabajando con lobos casi a diario –observándolos y fotografiándolos en libertad, también criándolos y manejándolos en cautividad–, Carlos Sanz es ahora el ‘jefe’ de dos manadas y colabora en un ambicioso centro temático sobre la especie de próxima apertura en la Sierra de la Culebra (Zamora), el espacio natural con mayor densidad de un mamífero que sigue despertando fascinación y temor.

«El lobo se ha recuperado y se ha salvado de la extinción: de los 400 o 500 que había en los años 70 del siglo pasado se ha pasado a los 2.000 o 2.500 actuales», explica, «aunque el último estudio de población en Castilla y León se hizo en 1990. Ahora se está terminando un censo más actual, pero ya se sabe que cría en todas las provincias de esta comunidad, además de en Galicia, Asturias y ahora Madrid, y ha llegado al norte de Guadalajara. También a Cáceres, y hay citas en Cataluña y la Comunidad Valenciana. Si se le deja llegará a sitios cada vez más increíbles porque es un superviviente nato que se adapta a todo tipo de hábitats», advierte.
«Si se le deja». Este condicional remite a la polémica que persigue al lobo y que le sitúa, en opinión sobre todo de sindicatos agrarios, como enemigo de la ganadería. Al lobo se le caza legalmente al norte del Duero y se controlan sus poblaciones en otros territorios, aunque aumenta la presión para que pueda ser abatido también en Picos de Europa y el sur de Castilla y León. «Es imprescindible llegar a un acuerdo para salvar al lobo protegiendo al mismo tiempo a la ganadería», opina Carlos Sanz –que participó, entre otros documentales, en la serie ‘La España salvaje’–. «Siempre ha habido ganadería extensiva, es compatible con el lobo. Y todo el mundo conoce las medidas para minimizar los daños pero no se aplican porque son costosas: mastines, recogida nocturna del ganado, pastores eléctricos... y también que la administración pague las indemnizaciones», enumera.


«Hay que controlarlo»

¿Hay que cazar al lobo, entonces? «No soy cazador, pero no hay más remedio», admite. «España es un país muy humanizado y no podemos tener más lobos que Siberia. En Suecia, donde se supone que son mucho más avanzados y civilizados que nosotros, tienen 200 ejemplares y no quieren ni uno más. Por eso es impepinable controlar al lobo, porque no puede haberlos en todos sitios. Hay que saber cuántos lobos puede asumir nuestra sociedad y aplicar una gestión técnica y científica», puntualiza.

«A Murcia no creo que lleguen»

La reintroducción del lobo sería la «solución ideal» para comunidades con gran presencia de ungulados, «en lugar de hacer descartes a base de tiros para controlar a jabalíes y herbívoros que se lo acaban comiendo todo», opina Carlos Sanz. «Ahora, llevarlos a Sierra Espuña, Cazorla, Monfragüe o Doñana es complicado. Una utopía que sería rechazada por la sociedad, puesto que ya ha ocurrido en zonas donde aún no ha llegado a extinguirse, como Andalucía». El experto cree, sin embargo, que el lobo seguirá reconquistando terreno y se le verá pronto en Castilla-La Mancha. «Aunque a Murcia no creo que lleguen», lamenta.

Enlace al reportaje - entrevista:


Anímate y realiza tu comentario en este post. "" Muchas gracias !!!