Lobos solitarios

lunes, 17 de febrero de 2014

La isla Royale, perteneciente a Michigan (Estados Unidos) aunque próxima a Canadá, emplazada en los Grandes Lagos, viene a ser la piedra de Rosetta de la ciencia de la ecología. Fue allí donde la teoría dinámica del ecosistema pudo ilustrarse con un ejemplo empírico, mediante los altibajos que las poblaciones de abetos, alces y lobos fueron sufriendo hasta alcanzar su equilibrio en la cadena trófica. 

Por Camilo José Cela Conde (Diario de Mallorca)


La historia es harto conocida: cuando los alces llegaron a la isla terminaron casi con la vegetación existente sufriendo, en consecuencia, hambrunas tan severas que les llevaron al borde de la extinción. Menos alces significaban el turno para los abetos de repoblar la isla permitiendo, a su vez, que los alces volvieran a abundar. Tras varios vaivenes que amenazaban con el desastre „la desaparición simultánea de vegetación y herbívoros„, un invierno lo bastante severo como para que el lago se helara hizo que los lobos llegasen y ese tercer nivel trófico de predadores permitió lograr lo que en términos técnicos se conoce como un ecosistema bien apacentado, es decir, en equilibrio.

La revista Nature acaba de hacerse eco de la alarma ante la posibilidad nada remota de que la situación de equilibrio se rompa. Décadas de aislamiento han llevado a que los lobos vayan empobreciendo su diversidad genética hasta sufrir enfermedades que han hecho disminuir su número de forma muy seria. Otras veces ha sucedido, llevando a alteraciones profundas de toda la cadena trófica. Entre 1988 y 1991 los lobos disminuyeron de forma drástica su población; pues bien, los abetos „la principal fuente de alimento de los alces„ siguieron ese declive de tal suerte que si a comienzos del último tercio del siglo XIX había un 46% de árboles, en la década de 1990 se pasó a un exiguo 5%. No es de extrañar que, con sólo diez lobos avistados este año, los ecólogos teman que su extinción quede cerca.


¿Qué hacer para evitarlo? Ahí, los especialistas difieren. tenemos demasiadas muestras de los desastres ecológicos que los humanos, a veces llevados por la mejor voluntad conservacionista que haya, somos capaces de provocar. Tal vez incluso la propia naturaleza ayude; los temporales de frío y nieve que están azotando América del Norte este invierno han conducido a que la isla Royale vuelva a estar unida por un puente de hielo a la zona canadiense del continente. Podría ser que ese camino se aprovechase otra vez para la llegada de nuevos lobos capaces de incorporar nueva savia genética. Pero como advierten los expertos consultados por Nature, también puede suceder lo contrario: que los pocos lobos que queden en la isla la abandonen.

Quedar en manos de la selección natural parece ser la alternativa más sabia; al fin y al cabo, fue capaz de llevar la vida del planeta hasta donde se encontraba antes de que la explosión demográfica humana lo pusiera al borde del colapso. Pero si yo pudiese ayudar a los lobos me sería muy difícil dejar de hacerlo.


Enlace a la noticia:
http://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2014/02/15/lobos-solitarios/911276.html

MAS NOTICIAS EN LA RED

 

Enlace a la noticia:


Anímate y realiza tu comentario en este post. "" Muchas gracias !!!